La DO León (antes llamada DO Tierra de León) nace como tal en 2007 y se encuentra ubicada al sur de la provincia de León, integrando parte de la provincia de Valladolid y limitando con las provincias de Zamora y Palencia. Los términos municipales incluidos dentro de la denominación, fueron seleccionados a través de un estudio al haberlos considerado aptos para la producción de uva. La superficie de la zona de producción tiene 1358 hectáreas bajo la DO. 307 viticultores están en activo y proveen a las 31 bodegas amparadas bajo los criterios del consejo regulador. Tiene entre sus variedades principales, la Prieto Picudo en las tintas y la Verdejo en las blancas. En 2015 comercializaron 2.124.689 botellas.

Históricamente si nos remontamos a la época romana, la zona sur de León servía de tránsito para los viajeros que frecuentaban las 2 grandes rutas que atraviesan la zona de producción de Tierra de León: La Ruta de la Plata y El Camino de Santiago. Así esta zona se convirtió posteriormente en el abastecedor de vino de prácticamente toda la zona norte de la Península Ibérica. En el siglo décimo una de las mayores fuentes económicas eran los viñedo y como en el resto de la Península, los monasterios fueron los que hicieron posible el resurgir de la viticultura de la zona. En la Edad Media la vid adquiere la categoría de cultivo tradicional en toda la comarca. Posteriormente del siglo XVI al XIX los viñedos siguieron progresando hasta la aparición de la filoxera en 1887, que cortará de raíz esta progresión ascendente hasta cerca de los años 20. No es hasta 1985 cuando un grupo de cooperativas y bodegas pertenecientes a la zona entre Valdevimbre, Los Oteros y Cea, comenzaron los primeros pasos para formar lo que sería una Asociación Profesional de viticultores, elaboradores y embotelladores, cuyo objetivo fundamental a la larga era lograr la Denominación de Origen para sus vinos. En los 90 la Asociación Valdebimbre/Los Oteros consiguieron la mención “Vino de la tierra” y en el 2000 pasarian a denominarse “Vinos de León”. Finalmente en el año 2007 se reconoce la Denominación de Origen.

El clima en este ámbito geográfico podemos considerarlo mediterráneo frío, aunque el influjo del Atlántico da a lugar a una fuerte continentalidad cuyas características serán, un riguroso periodo invernal con abundantes nieblas y heladas, aunque en ningún momento hablamos de temperaturas mínimas absolutas superiores a los -15º C que impediría el cultivo de la vid. Un periodo primaveral irregular, alternando las temperaturas suaves y las heladas primaverales. El periodo estival también es irregular, alternándose periodos muy cálidos con otros más frios, situándose siempre la temperatura  por encima de los 20º C. El periodo otoñal es suave y generalmente lluvioso que favorece un buen final de maduración. Las precipitaciones medias anuales están en torno a los 500 mm y la luminosidad es de unas 2700 horas al año.

Estos viñedos están situados todos bajo los 900 metros y son suelos asentados sobre terrazas aluviales, tanto los pardos que están sobre depositos pedregosos, como los calizos sobre materiales blandos, ambos poseen caracteristicas que los definen  como los más adecuados para el cultivo de viñedo de calidad. Son suelos con excelentes condiciones de drenaje interno y con una aceptable capacidad de retención hídrica, facilidad de aireación y penetrabilidad de las raíces, bajo contenido en sales minerales, profundidad, contenido adecuado de caliza y pobreza en materia orgánica.

Dentro de las variedades de uva amparadas bajo la Denominación de Origen León como ya comentamos en la introducción destaca en las tintas una variedad autóctona y diferenciadora de la zona vitícola como es la Prieto picudo considerada variedad principal junto a la Mencía, y como complementarias la Garnacha y la Tempranillo. En la variedades blancas la Verdejo, Albarín Blanco y Godello como principales y la Malvasía como complementaria.

En cuanto a los tipos de vino que se producen en la DO León son:

  • Vino Blanco, elaborado a partir de un mínimo del 50% de uvas de las variedades blancas principales. El 50% restante corresponderá a las variedades blancas autorizadas.
  • Vino Rosado, elaborado a partir de un mínimo del 60% de uvas de las variedades principales. El 40% restantes corresponderá a las variedades tintas autorizadas y/o blancas principales y autorizadas.
  • Vino Tinto, elaborado a partir de un mínimo del 60% de uvas de la variedad principal. El 40% restante se podrá repartir entre la uvas tintas autorizadas.

En cuanto al envejecimiento diferenciaremos entre:

  • Vino Crianza, cuando se hayan envejecido por un período mínimo de 24 meses, de los cuales al menos 6 meses habrán permanecido en barricas de roble.
  • Vino Reserva, cuando se hayan envejecido por un período mínimo de 36 meses, de los cuales al menos 12 meses habrán permanecido en barricas de roble y en botella el resto de dicho período.
  • Vino Gran Reserva, cuando se hayan envejecido por un período mínimo de 60 meses, de los cuales al menos 18 meses habrán permanecido en barricas de roble y en botella el resto de dicho período.

Bodegas de la D.O.

[penci_grid_10 build_query=»post_type:post|size:400000|order_by:title|order:ASC|categories:183″ block_title_align=»style-title-left» post_standard_title_length=»12″ hide_post_date=»true» hide_comment=»true» hide_icon_post_format=»true» hide_review_piechart=»true» block_id=»penci_grid_10-1588009989439″ custom_markup_1=»»]