España es uno de los más importantes países vitivinícolas del mundo, el primero en extensión de viña cultivada con cerca de 1, 2 millones de ha , más o menos 1/6 del total mundial, teniendo la región de Castilla la Mancha más de medio millón, aunque baja a un tercer puesto en cuanto a producción por detrás de Francia e Italia. La producción española hace un par de décadas era poco conocida a nivel internacional y sólo tenían prestigio algunas denominaciones como RiojaJerez o Ribera del Duero, la cuna del vino español más codiciado, el Vega Sicilia, el resto de regiones vivía en el anonimato fuera de nuestras fronteras, pero todo esto ha dado un vuelco en los últimos años como causa de la renovada mentalidad de los bodegueros españoles y la evolución en las técnicas de vinificación. Actualmente en España hay más de 80 Denominaciones de Origen que elaboran unos vinos excelentes y de primera calidad capaces de competir con los más prestigiosos del resto del mundo. Algunas empiezan a ganarse cierto renombre como Bierzo con sus tintos de uva mencíaRias Baixas por sus vinos blancos de albariño o el Penedés por su producción de cava. Dentro de estas Denominaciones de Origen hay dos que ostentan el título de Denominación de Origen Calificada , Rioja y Priorato.

El panorama español en cuanto a las características de los suelos, el clima y las variedades de uva son muy variados, se estima que hay más de 500 cepas autóctonas plantadas por todo el país, de las más importantes podemos considerar la uva tempranillo , garnacha y cariñena para las tintas y albariñomacabeoairén y parellada en las blancas.

En España se elaboran vinos tintos, blancos, rosados, generosos y cava que es un vino espumoso que rivaliza con el champagne francés, y en cuanto al tipo de envejecimiento la Ley española ha armonizado éstos para asegurar unos mismos estándares mínimos en cualquier Denominación de Origen definiéndolos en : Vino joven, vino Crianza, Vino Reserva y vino Gran Reserva.

Las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) constituyen el sistema utilizado en nuestro país para el reconocimiento de una calidad diferenciada.